Perdiendo la Perspectiva

Me he pasado la vida enfocada en Resultados ¿Pero qué ocurre mientras los consigo?

Gracias al coaching Sistémico he aprendido una lección de vida. En el colegio, en la universidad...en las multinacionales... Al parecer todo se basa en resultados.

Y no dejo de preguntarme ¿Qué ocurre mientras se consiguen esos resultados?

 Lo que ocurre, lo que pasa...es nuestra vida.

Fijarme solo en el resultado me produce angustia y me hace correr irremediablemente a la muerte. ¿Que me succiona de esa manera a la muerte?

Me siento como una polilla que bate las alas ansiosamente para acabar pegada en una bombilla, frita.

¿Es eso la felicidad?

La polilla feliz es aquella que mira con respeto a la bombilla, siente esa atracción que le hace sentirse viva y activa, pero se para a observarse. No hay prisa alguna... Esa polilla disfruta oliendo los aromas. Es increíble lo bello que es su vuelo dónde todo va a la velocidad adecuada.

No hay prisa por tocar la luz, tú sabes que todo va bien, y que tienes todos los ingredientes para ser feliz.

Escucha el palpitar de tu corazón y agradece sinceramente que siga latiendo...no temas hacer las piruetas necesarias que te hagan disfrutar de tu camino.

Llegarás a tu objetivo o al menos verás la trivialidad en él y lo importante de tu vida, de esa vida que se escapa y palpita con fuerza.

Abraza tu vida, mira a tus objetivos, tus deseos, tus planes, haz una reverencia y lánzate al vacío, haz cabriolas, respira las esencias, agradece tu libertad y date el permiso de vivir rompiendo esas cadenas que te atan a la bombilla incandescente de los objetivos.

El resultado es aquello que te mantiene ocupado mientras vives, mírate, ama el momento y siéntete libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *